Storyboard del cortometraje "La costra láctea" del director César Velasco Broca.


video

“La costra láctea” fue la segunda parte de la trilogía “Echos der Buchrücken” de Velasco Broca. Sucedió que, en una de las rocambolescas anécdotas que solía protagonizar César por aquella época, consiguió una subvención de 1.000.000 de pesetas de una asociación feminista para realizar un corto documental para la prevención de embarazos en adolescentes y que se debía proyectar en institutos (¡¿?!). El caso es que César se llevó está propuesta a su terreno, tan a su terreno, tan extremamente subliminal fue que en realidad hizo lo que le apeteció, y encajó uno de sus argumentos para cortometrajes. Su justificación creo que era algo así como intentar crear un cierto shock psíquico con estas imágenes que abriese la mente de l@s alumn@s de forma que fueran muy receptivos a aquello que les transmitieran sus profesores. Obviamente no coló, pero el corto ya estaba echo, ensanchando el universo broquiano y haciendo disfrutar a los fans de este tipo de cine.




































Click para ampliar imágenes.

Desde mi punto de vista “La costra láctea” supone un gran salto respecto al Kinki, no ya formalmente, pues se mueve en unos parámetros similares, pero sí narrativamente, puesto que multiplica las estrategias y puntos de vista, dotando a la pieza de una mayor complejidad. Respecto al siguiente, “Avant pétalos grillados” en su momento me pareció formalmente superior a “La costra” (en fotografía y composición de planos) pero inferior a nivel de complejidad narrativa, algo que ya no tengo tan claro, pues aunque la historia es más lineal (digamos la estructura de la historia) y recuerda un poco al Kinky (secuestro del personaje, travesía con él y huida-“derrota” de los alienígenas-represores-controladores), las estrategias narrativas son más sofisticadas, en parte por ese manejo más experto y original del plano.
Pasando al proceso de elaboración del cortometraje (siempre desde el punto de vista de la parte que a mi me correspondía), César me citó con él en Laredo para trabajar en el proyecto. Así pues me reuní con él y con su amigo Jesús en Logroño y nos dirigimos a este pueblo Cántabro en el que tenía pensado rodar. Creo que el guión no lo pude ver hasta que estábamos ya camino de Laredo. Junto con el guión me pasó los diseños que había hecho Ángel Rodríguez Campoy del extraterrestre, el platillo volante y el robot. El diseño de la cerbatana del extraterrestre lo hizo el gran Mauro Entrialgo (de algo tenían que servir los contactos del fanzine) pero no recuerdo que me lo pasara, posiblemente todavía no estaba hecho, recordemos que hacía menos de un mes el plan era rodar “Hey you Mary Lou”; la preproducción fue rapidísima. Aquí tenéis los citados diseños:

 

 
Diseños del platillo volante, el robot y el alien de Ángel Rodriguez Campoy. Click para ampliar.


Diseño de la cerbatana del alien por Mauro Entrialgo. Click para ampliar.

Con estos elementos me situé (un poco) en la historia y comenzamos a recorrer exteriores de Laredo para buscar localizaciones. Algunas ya las tenía claras César y otras se terminaron de decidir en estos paseos. Se hicieron un montón de fotos en las localizaciones siguiendo el recorrido que la cámara iría haciendo por ellas durante el rodaje, de manera que, en un alarde Hitchcockiano, muchas secuencias ya estaban fotografiadas antes de encender siquiera la cámara de 16mm. Mi trabajo en una buena parte del storyboard era ir copiando las fotos y añadiendo los elementos y personajes que fuera necesario. En este sentido, cuando desglosamos el guión César fue adjuntando las fotos correspondientes de entre las que había hecho. Cuando terminé de dibujar se las devolví y sólo me quedé esta, que era la única en la que yo salía, haciéndole de referencia de escala humana para el plano del platillo y las chicas de traje regional:


                          Descamisao y localizando por Laredo.

Durante los paseos de localización, aparte de las fotos que iba haciendo César, fui haciendo también unos apuntes rápidos del natural en los que si era necesario hacía anotaciones de cámara o sobre las horas a las que había que rodar:
  






Apuntes del natural en las localizaciones. Click para ampliar.

En definitiva furon unos tres días de trabajo de campo tras los que regresamos a Logroño (y a Jesús, santo Job, le pegaron un buen toque en el coche, aunque afortunadamente no fue grave ni para nosotros ni para el coche) y yo volví a Barna para dibujar el story. Hice primero unos bocetos rápidos de los personajes para quedarme con ellos (tanto los diseñados por Ángel como los que tuve que improvisar yo) y me puse al tajo.



Algunos bosquejos de personajes antes de dibujar el storyboard. Click para ampliar.

El storyboard lo dibujé en dos o tres días currando a piñón, tan a piñón que me supuso la primera ampolla en el dedo corazón, que con el tiempo se ha transformado en un callo bastante puñetero, pero me lo pasé pipa.
Aquí tenéis unas muestras del storyboard original que fue el que se utilizó en el rodaje (y que está completo en los extras del DVD “Echos der Buckrucken”):


Click para ampliar.

Pongo también un par de extractos del mini-documental “Antes de las noches” (que originalmente se hizo como herramienta promocional para conseguir fondos para el proyecto “Noches transarmónicas”):
En el primero César habla un poco de su proceso de trabajo y se incluye un pequeño montaje en paralelo con planos de “La costra” y sus correspondencias en el storyboard.
En el segundo, se recoge un fragmento del paso de César por el programa Versión Española en 2002 precisamente con la costra láctea. Podemos ver la opinión de Bigas Luna (del que ponían “Bilbao”) sobre este corto. Lástima que no estén los momentos en que Cayetana Guillén Cuervo lo califica como el corto más raro que ha pasado por el programa o César me hecha flores, a cuenta de mi trabajo en el corto.


video
Velasco Broca sobre su forma de trabajar en aquella época y montaje de planos y dibujos.


video
Bigas Luna comenta "La costra láctea".

Finalmente, señalar que “La costra láctea” se ha incluido recientemente en el ciclo-antología en DVD “Del éxtasis al arrebato”, de la que os pongo el extracto correspondiente del catálogo: